Make your own free website on Tripod.com

VIRUS DEL OESTE DEL NILO - VIRUS DE LA INFLUENZA AVIAR

 

-¿Quienes somos?

-Actividades

-Otras imágenes

 

VIRUS DEL OESTE DEL NILO

Vector del Virus del Oeste del Nilo                                                           

                                                                                                                               

                                                                                                                                                       

 

 

 

 

Virus del Oeste del Nilo

RESUMEN

El reconocimiento del Virus del Oeste del Nilo (VON) en el hemisferio occidental en el verano de 1999 marcó la primera introducción en la historia reciente de un flavivirus del Viejo Mundo al Nuevo Mundo. VON, un miembro de la familia Flaviviradae (género Flavivirus), fue aislado inicialmente en el distrito del oeste del Nilo de Uganda. Desde su aislamiento original, han ocurrido brotes en humanos en forma infrecuente, siendo los más notables los de Israel (1951-1954 y 1957) y Sur África (1974).

 

¿Qué es el Virus del Oeste del Nilo?
El Virus del Oeste del Nilo (WNV) es un virus transmitido por un mosquito que inicialmente fue detectado en los Estados Unidos en 1999. No se sabe cómo se introdujo el WNV pero es posible que entrase a través de un viajero, pájaro o mosquito infectado. El WNV ha estado presente en África, el Oeste y la parte central de Asia y el Medio Este por mucho tiempo. La mayoría de la gente y los animales que están infectados con el WNV no tienen síntomas o solamente tienen una ligera enfermedad. Sin embargo, el WNV puede causar problemas más serios como encefalitis (una inflamación en el cerebro) y/o meningitis (una inflamación de las paredes del cerebro y la médula espinal).

¿Cómo se infectaron los mosquitos con el Virus del Oeste del Nilo?
Los mosquitos se infectaron al picar a los pájaros que estaban infectados con el WNV. Después de pocos días, esos mosquitos infectados pueden transmitir el WNV a otros pájaros, humanos, y caballos. Sólo ciertas especies de mosquitos son portadoras del virus y normalmente sólo un pequeño porcentaje de mosquitos es infeccioso.

¿Cómo se infecta la gente con el Virus del Oeste del Nilo?
La gente se infecta con el WNV por una picadura de un mosquito infectado. Los pájaros y otros animales no pueden transmitir el WNV a la gente. En el 2002, un pequeño número de personas en los Estados Unidos se infectó con el WNV cuando recibieron derivados de la sangre u órganos de donantes infectados con el WNV. Así mismo, en el 2003 se inició un programa para examinar la sangre y sus derivados para poder detectar el WNV antes de hacer alguna transfusión

¿Cuáles son los síntomas de la infección del Virus del Oeste del Nilo?
La mayoría de la gente que se infecta con el WNV no tiene síntomas antes de recuperarse completamente o éstos son muy leves como fiebre, dolor de cabeza, e inflamación de glándulas. En algunos individuos, particularmente los que tienen más de 50 años, el WNV puede causar una enfermedad más severa como la encefalitis. Los síntomas ocurren generalmente entre tres y 15 días después de la picadura de un mosquito infectado. Los síntomas pueden incluir fiebre alta, dolor de cabeza, debilidad de los músculos o parálisis, ataques, confusión y/o desorientación. Se calcula que 1 de cada 150 personas que han sido infectadas con el Virus del Oeste del Nilo requerirán hospitalización. De los casos más graves de encefalitis, aproximadamente del 3 al 15% pueden ser fatales.


¿Hay tratamiento para la infección del Virus del Oeste del Nilo?
No hay tratamiento específico para la infección del WNV. Como con otras enfermedades virales, se da cuidado de apoyo y terapia sintomática.


¿Hay una vacuna contra la infección del Virus del Oeste del Nilo?
Actualmente no hay vacuna para proteger a la gente contra la infección del Virus del Oeste del Nilo. Sin embargo, se está investigando para desarrollarla. Hay una vacuna disponible para los caballos.


¿Me puedo contagiar con el WNV de otra persona o de un animal?
No. El WNV no se transmite con el contacto de persona a persona o directamente de animales a la gente.

¿Si me pica un mosquito, me debo hacer una prueba para el WNV?
No. Incluso en áreas donde se sabe que los mosquitos y los pájaros son portadores del WNV, sólo un pequeño porcentaje de mosquitos está infectado. La mayoría de las personas no padecerán ningún síntoma si les pica un mosquito infectado. Pequeños porcentajes de personas desarrollan síntomas ligeros y se recuperan sin medicamentos específicos o pruebas de laboratorio. Quienes tienen más de 50 años son más propensos a desarrollar síntomas severos que requieren atención médica. Consulte con su médico si está preocupado sobre la infección del WNV.


¿Cómo me puedo proteger yo y a mi familia contra el Virus del Oeste del Nilo?
La mejor manera de protegerse usted y a su familia contra el WNV, o de cualquier otra enfermedad transmitida por el mosquito, es reducir el número de mosquitos alrededor de su casa y vecindario y tomar precauciones personales para evitar las picaduras del mosquito.

Aquí están algunas de las medidas de prevención que usted puede tomar fácilmente:

Use repelente para insectos para evitar que le piquen los mosquitos cuando salga durante el amanecer, el atardecer, o en la noche. Use ropa ligera que cubra los brazos y las piernas.

 

 

VIRUS DE LA INFLUENZA AVIAR   

Vector del Virus de la Influenza Aviar                                      fluA.jpg (63006 bytes) Influenza A       Influenza H5N1

Etiología
La Influenza aviar (IA) es una enfermedad viral, altamente contagiosa, que afecta a gran variedad de aves, tanto domésticas como silvestres, y que puede cursar desde una forma clínica leve, o incluso asintomática, hasta una forma aguda y mortal. 

El agente etiológico es un virus de la familia Orthomyxoviridae que comprende 4 géneros: Influenza A, B, C y Thogotovirus, también denominado Influenza D. Los virus A, B y C se distinguen por diferencias antigénicas en dos de sus proteínas estructurales. Sólo los virus de tipo A afectan a las aves además de a una amplia variedad de mamíferos, entre los que se encuentran el hombre, el cerdo, el caballo y algunos mamíferos acuáticos. Los virus Influenza A se dividen en subtipos en función de la naturaleza antigénica de la hemaglutinina (HA) y de la neuraminidasa (NA), dos proteínas presentes en la superficie del virus. Hasta el momento, se han identificado 15 HAs (H1-15) y 9 NAs (N1-9) diferentes que se combinan entre sí para dar una gran variedad de subtipos virales. Algunas combinaciones de los antígenos HA y NA parecen ser más frecuentes en determinados grupos de aves que en otros. Por ejemplo, en las aves palustres se han encontrado los 9 subtipos de NA y 14 de los 15 subtipos de HA, aunque la H6 y la H3 son predominantes. En aves marinas y en grullas se han detectado 10 subtipos diferentes de HA y 8 de NA y muchas de las combinaciones sólo se observan en ese tipo de aves. Los subtipos H5 y H7 son los predominantes en los brotes de IA en aves de corral aunque no todos los virus de esos subtipos son virulentos. 



El genoma viral contiene 8 segmentos de ARN, de cadena sencilla y polaridad negativa, que codifican a cada una de las 8 proteínas que componen la partícula viral. Una característica fundamental de todos los virus Influenza es su variabilidad genética. Muestran una alta tasa de mutación durante el proceso de replicación por lo que, al cabo de un tiempo, la cepa original puede ser reemplazada por otra antigénicamente diferente. Este fenómeno de variación antigénica, pequeña pero constante, se denomina deriva antigénica (antigenic drift) y tiene gran importancia para la Influenza humana ya que es responsable de epidemias esporádicas y obliga a controlar permanentemente las cepas circulantes y a ajustar la composición de las vacunas de cada año. Otro mecanismo de generación de variabilidad de los virus Influenza es el intercambio de segmentos génicos entre dos virus diferentes que infectan una misma célula para dar lugar a otro virus diferente de los parentales. Este proceso se denomina cambio antigénico (antigenic shift) y ha sido responsable, históricamente, de graves pandemias al carecer la población humana de la inmunidad específica frente al nuevo virus. La convivencia estrecha del hombre con grandes explotaciones de aves de corral y de cerdos podría favorecer los fenómenos de cambio antigénico. Los cerdos son susceptibles a la infección con cepas aviares y humanas por lo que se les considera "cocteleras" en las que se pueden producir cepas nuevas de composición mixta. Los brotes recientes de IA que se han trasmitido al hombre indican que las personas también pueden actuar como "cocteleras" pudiendo adquirir nuevos subtipos virales sin necesidad de un hospedador intermediario.

 

Hospedadores  

Los patos y otras aves acuáticas son los principales hospedadores naturales de los virus Influenza A ya que alojan a todos los subtipos de virus conocidos. Hay evidencias de infecciones directas desde aves acuáticas a cerdos, caballos, visones, aves de corral y mamíferos acuáticos. En los últimos años se han registrado varias infecciones humanas producidas por virus de IA. Para llegar a infectarse, una persona debe tener un contacto directo con las aves afectadas o con sus excreciones por lo que, normalmente, se considera como una infección ocupacional que afecta al personal asociado con la industria avícola: granjeros, matarifes, veterinarios, etc.
 

Síntomas

El periodo de incubación es normalmente de 3 a 7 días dependiendo del virus causante, la dosis del inóculo y de la especie y la edad del ave. Muchos animales aparecen muertos repentinamente sin signos premonitorios. El resto de los animales puede presentar alguno o varios de los siguientes síntomas:

- depresión e inapetencia
- plumas erizadas
- sed excesiva
- diarrea acuosa verde brillante al principio y de color blanco después
- cresta y carúnculas tumefactas y cianóticas 
- edema alrededor de los ojos
- salida de fluido de los orificios nasales y de la cavidad oral
- cese de puesta de huevos y los de la última puesta son blandos o sin cáscara
- edema de la cabeza y del cuello
- áreas de hemorragia difusa en las patas 
- alteración respiratoria dependiendo del grado de afectación traqueal
- acumulación de moco

La muerte suele ocurrir dentro de las 48 h a partir de los primeros síntomas aunque puede sobrevenir a las pocas horas o se puede retrasar hasta una semana. La mortalidad varía entre el 50 y el 100%. Ocasionalmente, algunas gallinas severamente afectadas pueden recuperarse de la enfermedad.

En los pollos, los signos clínicos son menos obvios observándose fuerte depresión, inapetencia y alta mortalidad. También pueden presentarse edema en la cabeza y en el cuello y signos neurológicos tales como tortícolis y ataxia.

En los pavos la enfermedad es similar a la de las gallinas aunque suele durar unos días más. En patos y gansos domésticos suele haber depresión, inapetencia y diarrea.
En los casos de Influenza de baja virulencia (LPAI) se observan, generalmente, dificultad respiratoria leve, depresión y reducción de la producción de huevos. En ocasiones, la enfermedad puede exacerbarse a causa de infecciones secundarias o factores ambientales.
Lesiones
Las aves que mueren de la forma aguda y las jóvenes muestran una fuerte congestión de la musculatura y deshidratación. En las formas menos agudas de la enfermedad, así como en las aves adultas, se puede observar:
- edema subcutáneo de la cabeza y del cuello 
- fuerte congestión de la conjuntiva a veces con petequias 
- gran cantidad de exudado mucoso en la tráquea 
- traqueitis hemorrágica similar a la que ocurre en la laringotraqueitis infecciosa. 
- presencia de pequeñas petequias sobre las superficies serosas y el peritoneo. 
- riñones muy congestionados y, a veces, los túbulos renales se encuentran taponados con depósitos de urato
- hemorragias en la mucosa del proventrículo y en la pared interna de la molleja y en la mucosa intestinal 
- en las ponedoras, el ovario puede estar hemorrágico o con áreas oscuras necróticas y la cavidad peritoneal está con frecuencia llena de la yema de huevos rotos 

Las lesiones en pavos y patos domésticos son similares a las de los pollos, aunque menos marcadas.


Diagnóstico

Son indicativas las muertes repentinas junto con los síntomas de depresión severa, inapetencia y disminución drástica en la producción de huevos. La presencia de edema facial, de crestas y carúnculas tumefactas y cianóticas y hemorragias petequiales en las superficies internas también es indicativa de HPAI. Sin embargo, es necesario el aislamiento e identificación del virus causal para emitir un diagnóstico definitivo.
El aislamiento del virus se realiza a partir de raspados traqueales o de cloaca, de excrementos o de órganos internos. Las muestras enviadas al laboratorio deben acompañarse de un historial clínico, incluyendo cualquier información sobre entradas recientes de aves en la explotación. Las muestras se inoculan en huevos de gallina embrionados de 9-11 días de edad. El virus, por lo general, mata a los embriones a las 48-72 horas de la inoculación. Posteriormente, el virus aislado es identificado, mediante técnicas inmunológicas, como tipo A de influenza y luego se identifica el subtipo correspondiente con ayuda de una colección de sueros específicos de referencia. También es posible el diagnóstico serológico ya que las aves infectadas son, por lo general, seropositivas a los 3 o 4 días del comienzo de la enfermedad. 

Existen Vacunas, Pero... El principal problema de cualquier tipo de vacuna para controlar la IA es la falta de reactividad cruzada entre unas cepas virales y otras. Por ello sería necesario formular una vacuna multivalente o, en su defecto, esperar a la identificación de la cepa causante del brote para proceder a la fabricación de la vacuna. Otro inconveniente es que la inducción de la inmunidad conferida por la vacuna puede no ser lo suficientemente rápida para evitar la diseminación de la infección.